Los berrinches se transfieren

Creo que para nadie es novedad como he sufrido con los berrinches de #miniplausi. Si eres nuevo o nueva en este espacio te cuento rapidísimo que tengo una hija de 4 que comenzó los terribles 2 al año y medio y aún no se le terminan.

Hoy, paradójicamente, y gracias a esos berrinches me dedico a dar cursos de PECES, los cuales no tienen nada que ver con los animales sino con la disciplina positiva y una forma respetuosa y amorosa de disminuir comportamientos inadecuados en nuestros hijos.

Por supuesto para dar cursos de PECES a los papás, yo tengo que ser PECES y mis hijos tienen que ser PECES. Así que desde que me certifiqué, me he dedicado a practicar, experimentar y sobre todo gozar de los beneficios que este conocimiento me da ser guía de este programa.

La verdad es que los berrinches de #miniplausi y algunos otros comportamientos inadecuados han disminuido en gran medida desde que implementé al 100% PECES en mi casa.

Y no, no es anuncio, no les estoy vendiendo nada, o bueno si quieren si se los puedo vender; pero lo que quiero decirles es que funciona y funciona bien.

A lo largo de estos meses he implementado varias cosas para lograr que tanto #miniplausi como #minispeedy se sientan vistos, que no sientan una necesidad de atención que los lleve a los berrinches u otros comportamientos que nos sacan de quicio como mamás y pian pianito como dice mi querida madre, he notado un avance enorme. La cooperación ha aumentado también, así que todo bien.

Todo esto que les cuento lo estaba yo meditando el otro día con cara de felicidad cuando empiezo a escuchar que #miniplausi le decía al papá:

-No, tu no. Mi mamá.

Y el señor en cuestión contestaba con un tono como de niño de 2 y arremedando (No me mates por favor marido, la ventaneara tiene un objetivo)

-Ño, tu ño. Mi mamá. – Creo que más o menos todos imaginamos el tono ¿verdad?

En otro momento le dijo:

-No quiero que me veas.

Y el hombre de treinta y tantos:

-Ay pues ni quien quiera verte.

Y como estas que cuento varias más. Preguntome yo, y se lo pregunté al marido proveedor con el riesgo de que me dejara para siempre sin beca:

¿Pues cuantos años tienes?

Aún tengo beca pero estuvo cerca.

Osea ¿como porque tener ese tipo de respuesta con tus hijos? Esas eran con tus hermanos , con tus amigos y como a los 8 máximo. Pero claro, yo grito y los mando a su cuarto y mi marido los arremeda, cada uno reacciona diferente ante un berrinche. Hasta en eso, cada uno tiene su estilo.

#miniplausi está teniendo hoy por hoy reacciones con su papá que antes no tenía, ¿porqué? porque las tenía conmigo. Porque le hacía falta que yo le pusiera más atención. Hoy que yo estoy corrigiendo esto y estoy dándole algo que le faltaba de mi parte, está dándose cuenta de que también necesita atención del papá. Y transfirió sus berrinches para allá.

Por supuesto que ahora que lo veo me da risa, hasta pienso: [Para que veas lo que se siente]. Pero me llama la atención este pequeño fenómeno que veo en mi hija.

Ignoro si sea algo común pero si se porque es y ya casi lo voy a resolver. Todo esto se resume a que lo mejor que puede haber en una familia es congruencia con el método que utilizamos para criar a nuestros hijos. No importa cual sea. A mi me encantaría que todos fuéramos PECES, pero lo importante para nuestros hijos es que todos rememos para el mismo lado.

Si, por ejemplo, la mamá es toda disciplina positiva, apego, etc. Y el papá opina que los castigos son la forma para disciplinar a sus hijos probablemente ese niño tenga una enorme confusión. En casa no es tan marcado pero definitivamente el camino que yo estoy tomando aún no es el mismo que toma mi esposo. Pero si me parece muy importante eso, por favor pónganse de acuerdo, háganlo por sus hijos.

Por lo pronto esta semana el señor de la casa comenzará su curso de PECES para que la congruencia llegue a esta loca familia.

Mientras tanto, sigo viendo los berrinches desde el otro lado, ya me tocaba.

Gracias por leer

LaPeorMamá

Deja un comentario