Buscando ser la mamá perfecta

¿Cómo ser una buena mamá? El eterno conflicto interno que tenemos todas las mamás. ¿Qué debo hacer para ser una buena mamá? Y además ¿que no debo hacer?

Me encontré un texto que me encantó y me hizo reflexionar mucho. Se los comparto. La traducción es mía. El texto lo tomé de @mamadisrupt. Y dice:

¿Cómo ser mamá en 2019?

Asegúrate de que las necesidades académicas, emocionales, psicológicas, mentales, espirituales, físicas, nutrimentales y sociales de tus hijos estén cubiertas. Mientras tanto debes procurar no sobre estimularlos, no subestimarlos, no automedicarlos, no ser mamá helicóptero, minimizar el tiempo de pantallas, darles únicamente comida no procesada, darles independencia, ser gentil pero no permisiva, darles únicamente juguetes de plásticos libres de agentes nocivos para su salud, darles una educación plurilingüe porque bilingüe ya no es suficiente, hacer actividades al aire libre de preferencia en tu patio porque hay muchos riesgos afuera. Ah, y que no se nos olvide el aceite de coco y el bloqueador.

¿Se sintieron abrumadas? Yo si. De hecho creo que no cumplo ni con la mitad de lo que dice. Y no lo hago porque simplemente no quiero.

¿Porqué? ¿Porqué las mamás tenemos que cumplir con tantas cosas? ¿Quién dice que está bien y que está mal? ¡Que alguien me enseñe en donde están escritas todas esas cosas que hay que cumplir para ser consideradas buenas mamás!

Estoy segura de que no es la primera vez que externo este sentimiento. Me estresa que queramos medirnos con respecto a estereotipos creados por quien sabe quien. Me molesta que nos sintamos mal por no cumplir con cierta expectativa de alguien mas.

Estoy en un montón de grupos de mamás en redes sociales y todos los días veo como las mamás son juzgadas y criticadas por hacer o no hacer algo, incluso por tener una duda con respecto a sus hijos.

El ejemplo que voy a poner a continuación es real pero lo escribo según lo recuerdo, ni siquiera se bien en donde lo vi pero es más o menos así:

Mamás recomiéndenme porfa aplicaciones para el iPad para niños de 3 años.

La publicación tenía más de 100 respuestas. Me las leí todas porque soy bien chismosa y me entristeció muchísimo lo mal que trataron a la pobre mujer que lo publicó. Y no, no soy yo ni la conozco pero empatizo con ella.

Más del 90% de las respuestas se referían a lo mal que hacía por darle un iPad a un niño de 3 años. Le decían que mejor se pusiera a jugar con su hijo. Le dijeron que estaba dañando a su hijo. De irresponsable no la bajaron.

Si, si contesté esa publicación y le sugerí unas aplicaciones que mis hijos aman donde aprenden colores, formas, números, etc. También hice un comentario, según yo bastante respetuoso que decía que ella había pedido sugerencias de aplicaciones y no la opinión sobre si deben o no usar iPad los niños.

Como esto, mil y un cosas. De alimentación, de sueño, de dejar el pañal, de la escuela, etc.

Entiendo que todas como mamás tenemos la necesidad de sentirnos bien haciendo nuestra “chamba”. Queremos tener buenos hijos aunque a veces más bien pareciera que queremos hijos perfectos porque queremos ser las mamás perfectas. Una que todas las demás digan: Es que ella si hace todo lo que debe hacer con sus hijos.

Y realmente estamos perdiendo de vista que lo que nuestros hijos realmente necesitan no son todas esas cosas que mencionaba al principio. Ellos jamás se van a fijar en si compro huevo de gallina libre o no.

Nuestros hijos, lo único que quieren es que mamá esté ahí, que los vea, que les modele el comportamiento, que los ayude a conocerse, que los enseñe a expresar sus sentimientos. Ellos necesitan que les construyamos un autoestima bien sólida para que después puedan ser hombres y mujeres seguros de si mismos que no dependan de lo que opinen los demás para sentirse valiosos.

Por favor, les pido, no nos midamos con respecto a lo que las demás personas piensan que debemos ser. Esto de tanta información des informada nos hace daño. No nos permite ser autenticas, no nos deja aprender, pone nuestro criterio en entredicho. ¡Y lo peor es que nos lo creemos!

Siempre lo digo y siempre lo diré, confíen en su instinto, háganle caso a su médico, tomen de los consejos los que les hagan sentido; no importa cuantos hijos tenga su amiga, si a ustedes eso que les dice no les late, no lo hagan.

Sean las mamás que ustedes quieren ser para sus hijos, no las mamás que nos dicen que debemos ser. Busquen el bienestar y felicidad de sus hijos.

Si tienen hijos seguros, responsables, respetuosos, amorosos y colaboradores están haciendo un gran trabajo.

No se sientan mal de sentirse cansadas y hartas. A todas, a TO-DAS, nos dan ganas de salir corriendo mínimo una vez en la vida y no tiene nada de malo.

Sean y dejen ser. Disfruten a sus hijos con todo y los tropiezos. Cuando uno acepta que no es tan buena se da cuenta que tampoco es tan mala.

Disfruten siendo malas madres y aprendan de ello. Muéstrenles a sus hijos, con su ejemplo, que la perfección no existe y que eso está bien.

Y por favor, ¡SEAN FELICES!

Gracias por leer

LaPeorMamá

Deja un comentario