Contradicciones

“If you adore being a mother, and love your children so fiercely that you would die to protect them, but also regularly find yourself thinking thoughts like ‘ I just need a fucking break. Will it ever get easier? I don’t know if I was cut out for this’ Then I’d like to high five you, because same. It’s time to tell that nasty mom-guilt to sit down and STFU. You can’t do it all… and it’s OK. @babysideburns

Si adoras ser mamá y amas tanto a tus hijos que morirías protegiéndolos pero de vez en cuando te sorprendes pensando “necesito un break. ¿Alguna vez será más sencillo? No estoy segura se estar hecha para ser mamá.” Entonces quiero chocarla contigo, porque estoy igual. Ya es tiempo de decirle a la mami-culpa que se calle la boca. No puedes con todo… Y ¡está bien!

Leí esta frase y me vinieron muchísimas cosas a la cabeza, les cuento algunas:

Estoy convencida de que la maternidad está llena de contradicciones, creo que diario me veo envuelta en ellas. Principalmente en el “te odio pero te amo”. Contradicción.

Hay días en que me pregunto como alguien a quien amas con toda tu alma y por quien darías tu vida puede llevarte al límite de querer irte al monte y no regresar nunca jamás en tan solo un minuto. Contradicción.

Siempre pensé, por ejemplo, que yo sería una mamá trabajadora, bueno, una mamá que trabajara fuera de casa, ósea una mamá Godin. Como que la idea de ser una ama de casa o como yo prefiero llamarlo, una administradora del hogar, no entraba para nada en mis planes, según yo no estaba hecho para eso. Y véanme. Soy de las administradoras del hogar más felices que existen pero no puedo negar que hay momentos del día, no todos los días pero si seguido en que me encuentro pensando:

[¿Qué carajos estoy haciendo? ¿Cómo porque me dedico solo a ellos? ¿Te has dado cuenta que te la vives cocinando, lavando platos, lavando ropa y chorreando? ¿Te das cuenta que casi nunca nadie te da las gracias por esta deliciosa sopita de pasta que estás haciendo? Me hubiera quedado trabajando, mínimo ahí me pagaban.] Contradicción.

Después me pongo a pensar en todo lo que implica ser una mamá Godin y me apanico. Porque de verdad señoras ¿cómo le hacen? Pero bueno ese no es el tema de hoy.

Seguido me sucede que pienso que quiero que mis hijos hagan un montón de cosas solos como tender sus camas, vestirse y muchas cosas que son más que capaces de hacer y que normalmente hacen pero llega un momento también en el que digo: Que flojera estarlos arriando para que lo hagan, mejor lo hago yo. Contradicción.

¿Qué me dicen de tener hijos? Tan felices y libres que éramos antes de ellos. Podíamos gastar todo nuestro dinero (mucho o poco) en cualquier cantidad de tonterías. Nos despertábamos a la hora que quisiéramos los fines de semana. Nos desvelábamos y emborrachábamos sin control y nada pasaba, bueno si pero podíamos crudear sin tener que levantarnos a las 7 am a preparar una leche con chocolate. Y aún así, no imaginamos nuestra vida sin esos pequeños monstruillos. Contradicción.

Cuando estaban bien bebés moría porque crecieran, porque los bebés son de flojera, no hablan, no caminan, no juegan. Sólo están ahí. Hoy extraño demasiado cargar estas cositas de 3.5kg y 50 cm que olían de lo más rico. Contradicción.

Las vacaciones, ah las vacaciones no eran contradicción para mi. Como mamá odiaba las vacaciones pero la realidad es que estas últimas vacaciones de Semana Santa la pasé super a gusto, las levantadas tarde, echar flojera, no andar corriendo todo el tiempo. Que cosa tan deliciosa.

Pero que rico es tener mis mañanas para mi, aun y cuando todo lo que hago es para ellos, o bueno casi todo porque existe en ese tiempo un tiempo para mi, algunos días más que otros y ese lo gozo demasiado, así que creo que prefiero levantarme a las 6 de la mañana y tener ese tiempo. Pero levantarse tarde… Contradicción.

En fin, me parece que seguramente estoy dejando setecientas cosas afuera, y seguramente todas las mamás tienen estas y otras contradicciones específicamente sobre la maternidad así que espero dejarlas pensando un rato en eso, pero sobre todo espero que, como yo, lleguen a la conclusión de que no importa que tan rudo se ponga la contradicción de ser madres es hermosa.

Gracias por leer

LaPeorMamá

Deja un comentario