Una Canción Honesta

¿Han escuchado la canción Mom Song de Go Fish?

Alguna maestra tuvo la idea, desde mi punto de vista brillante, de ponerla como cierre de la obra de teatro de #minispeedy y quiero suponer que de toda la primaria completa y me encantó.

Me puse a investigar un poco, porque nunca había escuchado la canción y resultó ser de un grupo de religiosos estadounidenses preocupados por el interés de los niños en la iglesia, pero bueno ese es solo un dato cultural. Yo vengo a platicarles de la canción.

Cuando la escuché en la obra de teatro como que ni le entendí bien, pero como ví que #minispeedy y sus compañeros la cantaban con mucha emoción la busqué y la descargué porque así soy, cuando a mis hijos les gusta una canción la descargo y la pongo en su lista de canciones, porque la música es una parte importantísima de nuestra vida, la música alegra la existencia.

Así pues, un día que iba manejando y escuché con atención la canción. Y me reí muchísimo. Porque es de esas canciones, textos o como quieran llamarle que realmente refleja la verdad sobre la maternidad.

Si tienen chance, escuchen la canción mientras leen la letra para que de verdad capten toda la esencia y no se les vaya ningún detalle.

En pocas palabras habla de todos estas cosas nuevas y diferentes que enfrentamos las mamás. De todos estos agridulces que se nos presentan a lo largo de la maternidad.

Por ejemplo: que el trabajo de mamá no termina nunca. “… Your work is never done, you´re a mom”. Y no, la chamba nunca termina. Y todos los días hay que empezar otra vez con lo mismo y cuando por fin nos vamos a dormir, llega alguno por agua o nos acordamos que dejamos la ropa en la lavadora y va a apestar horrible. No, nuestro trabajo no se termina nunca.

Cuenta como las mamás daríamos lo que fuera por un “sick day”, ósea nunca jamás una mamá puede irse de incapacidad, los hijos no perdonan la enfermedad, no importa cual sea, esa chamba no se termina, no tiene pausas, nos hace más fuertes y resistentes de lo que jamás imaginamos.

Por ahí habla de como tu sala parece una tienda de juguetes… y mi cuarto, y el cuarto de mis hijos, y la cocina y cualquier rincón de mi casa. Jamás he sido la mujer mas ordenada y minimalista pero la cantidad de juguetes, dibujos, manualidades y demás tesoros de mis hijos viven tirados por toda mi casa, parece que se reproducen solos. Guardo, escondo y tiro mil cosas y nada que termino.

El coro es una joya:

You’re the boss, the driver
The ultimate survivor
A doctor, a cooker
Your man thinks you’re a looker
If you work all day
But you never get paid
You’re a mom

¿Qué puedo yo decir? ¿La jefa? Claro que si soy, no le digan al señor de la casa porque le romperían el corazón en mil pedazos.

¿Chofer? También, todo el día, todos los días y eso que vivo prácticamente enfrente de la escuela de mis hijos.

¿Ultimo sobreviviente? Estoy muy cerca, sobre todo esos días donde todo parece salir mal. Esos días donde a las 7 de la mañana ya quiero que sea hora de dormir. Esos días en donde quiero amarrarlos a un árbol con un letrero que diga “se regalan niños con colegiatura pagada”. Si, esos días, solo sobrevivo.

Claro que soy doctor y cocinera.

Siempre se con solo verlos si tienen fiebre o si están a punto de caer enfermos de algo. Y no solo doctor, también enfermera porque hay que cuidarlos y apapacharlos y si el marido se enferma, uy otra historia.

Me he vuelto experta en planear menús semanales para la familia incluyendo desayunos, comidas, cenas, lunch, dieta y munchies. Tomando en cuenta, claro está, los gustos de cada uno para que no me salgan con que guácala, a mi no me gusta.

También se, que con todo y lo que el embarazo y la lactancia dejaron en este cuerpecito, junto con lo mucho o poco que yo he hecho por él a lo largo de mi existencia; mi marido aún piensa que soy lo máximo. Por supuesto se que tengo competencia pero de que le gusto, le gusto. ¿Qué tiene Lucerito que yo no tenga? Ok, nadie responda por favor. Gracias.

Y si, trabajo, trabajo y trabajo todo el día por y para ellos y no gano ni un peso por ello. I´m a mom!

¡Me encanta! Me encanta encontrar canciones, películas, series, libros, etc que reflejan la verdadera maternidad. Me encanta cuando sinceramente alguien te dice que ser mamá no es tan rosa como lo pintan. ¿Que es increíble? Si que lo es. Pero puede ser increíblemente doloroso y frustrante también.

Estén seguros de que cada vez que encuentre algo que para mi valga la pena compartir por ser así de honesto como la canción, lo compartiré porque vale la pena hablar claro y con la verdad.

Y sobre todo, lo que más me gustó de la canción, es el humor con que aborda esta agridulce verdad.

Canten, canten, canten: “You´re a mom”.

Gracias por leer

LaPeorMamá

Deja un comentario