¡Me convertí en Miss de mi hija!

No se si ya les platiqué pero para los que no saben doy clases. Bueno, soy catequista de Buen Pastor, es una catequesis que diseñó María Montessori donde se explota el potencial natural del niño de acercarse a Jesús. Pero ese no es el tema de hoy, solo es el antecedente.

Comencé esta labor que me encanta cuando vivía en Querétaro y al mudarme a tierras regias lo tuve que suspender pues #miniplausi aún no estaba en edad de ingresar y no tenía donde dejarla mientras yo iba a las sesiones así que puse pausa. Esta pausa acaba de terminar y regresé pero como la situación de no tener donde dejar a los niños sigue igual pues resultase ser que mi hija es mi alumna.

#minispeedy estuvo conmigo en un par de sesiones y la verdad es que nos fue muy bien, ahora el está en un nivel diferente y ya no estamos juntos, cosa que le pesa muchísimo porque él quería que yo fuera su guía pero las circunstancias de la vida no lo permitieron. Así que me toca la señorita.
Tengo que decirles que en verdad estaba aterrada y mis compañeras un poco también pues no es tan recomendable que la mamá y los hijos estén juntos, luego las mamás les ponemos más atención a los hijos que a los demás o los hijos no se le despegan a la mamá; el caso es que o era así o no era y decidí darnos una oportunidad.

-Nena ¿estás emocionada por ir a Buen Pastor? – le pregunté ya de camino.

-Si

-¿Sabías que yo voy a ser tu Miss? – No se dice Miss pero ella aún no lo entiende del todo.

-Mmmm no

-Ah pues en el atrio voy a ser tu Miss, pero no tu mamá.

-Pero tu eres mi mamá.

-Si, pero en el Atrio no voy a ser tu mamá, sino tu Miss y tienes que decirme Miss y portarte super bien como con la Miss de la escuela. Yo te voy a ayudar pero también tengo que ayudar a tus amigos, así que no puedo estar todo el tiempo contigo. Tu tienes que trabajar solita.

-Entonces ¿tu eres mi Miss?

-Si

-Ok

Ahí terminó la platica del coche.

Llegamos al Atrio y comenzaron a llegar los niños y nos presentamos y comenzamos a trabajar.

Bien dicen que las mamás sacamos lo peor de nuestros hijos, con nosotras se portan peor que con nadie. Como dice el dicho: farol de la calle, obscuridad en su casa.

No puedo decirles lo bien que se porta esta niña. Estuvo en silencio, estuvo atenta, trabajó super bien. Cooperó con sus compañeros y con las misses, incluida yo. Me sorprendió y para bien. Todo esto me ayudó a poder hacer mi chamba como se debe y me dió mucha paz y felicidad. Me di cuenta de que por supuesto que podemos trabajar juntas, además de que las maestras de la escuela no mienten, en serio es una niña super bien portada. El problema es la mamá, siempre el problema es la mamá y con ella se portan peor que con nadie; lo que no me esperaba es la capacidad que tuvo esta loquilla de separar las cosas.

Cuando terminamos la sesión nos fuimos por #minispeedy a una fiesta. No habían pasado ni 10 minutos cuando hizo tremendo berrinche porque a ella no le habían dado bolsa con dulces. Así de la nada supo en que momento la miss dejó de serlo para ser su mamá de nuevo y ponerse loca como siempre lo hace con su mamá.

Yo no se si soy tan diferente como mamá y maestra o ella que ve de diferencia o como lo entendió su cabecita pero ubicó perfecto en que momento se fue la miss y llegó su mamá y podía aplicar el berrinchazo. En serio me tiene sorprendida. Ya van dos sesiones y en las dos trabajó increíble. Es un caso de estudio…

Por lo pronto seguiremos en el mismo grupo y trataré de descubrir como le hace la yo maestra para sacar lo mejor de esa chamaca tan increíble.

Seguiré comunicando…

Gracias por leer

La Peor Mamá

Deja un comentario