Durante las últimas semanas, en diferentes ocasiones #minispeedy me había hecho el comentario:

La magia no existe.

Sinceramente no le había hecho mucho caso, como que ni siquiera lo había dicho en un contexto muy serio; pero el otro día, estábamos comiendo #minplausi, él y yo y estaban platicando entre ellos mientras yo servía la comida y daba mil vueltas a la cocina como es mi costumbre cuando escucho que le dice a su hermana.

Es que entiende, la magia no existe. No hay magia. Nada es mágico.

De pronto algo en mi cabeza hizo click y pensé. [A este alguien ya le fue con el chisme de Santa Claus o del ratón]. Y si, si me quedé un poco en shock. Pero mi ratón se puso a correr en friega y le pregunté:

¿Cómo que la magia no existe?

Pues no. No existe.

Oye ¿y el dinero que te deja el ratón cuando se te cae un diente? ¿Los regalos que dejan Santa y los Reyes Magos en el árbol en Navidad? ¿Y los duendes de Santa que te vienen a ver cada año? ¿Eso no es magia?

Se quedó pensativo por un momento que a mi se me hizo eterno y completamente peligroso porque no sabía que iba yo a contestar si me salía con que no eran de verdad, sobre todo porque estaba la hermana pequeña ahí junto.

Bueno mamá, ósea, los duendes hacen travesuras en las noches y se mueven porque Santa les echa sus polvos mágicos. Pero eso es otra cosa.

[Ah chis, ah chis. No entiendo nada]

Pues por eso. Ahí está la magia. ¿Que sean polvos mágicos no te dice algo? ¿Algo así como que la magia si existe?

Bueno, si. Santa si. Pero ¿los magos? Osea ¡esos hacen puros trucos!

Una risa nerviosa salió desde lo más profundo de mi ser pero logré controlarla.

Bueno si. Pero en eso consiste la magia, los magos estudian para hacer trucos de magia.

Ajá, así de enredado como lo leyeron se lo dije. Y ni yo misma lo entendí bien. Pero entonces:

¿En serio estudian para ser magos?

Pues si. Si no ¿cómo crees que aprenden?

Y ¿en dónde estudian?

Ah pues… [piensa, piensa] ¿Has escuchado hablar de Harry Potter?

Es un niño mago ¿no?

Ese mero. Pues él va a una escuela de magos y los magos van a escuelas como esa a la que va Harry Potter.

Ahhhh.

Creo que no me creyó, pero se lo dije tan segura y firme que no tuvo como refutarme.

A mi se me hace que lo que te hace falta es leer los libros de Harry Potter para que aprendas de magia.

Total, ya pedí el libro 1 de Harry Potter. ¿Cómo puede ser que un niño de 7 diga que no existe la magia? Chamaco tan analítico. Dejen que vea el tamaño del libro a ver si no me lo avienta en la cabezota.

Gracias por leer

#LaPeorMamá