Ya lo había yo notado, pero cada vez es más claro para mi que #minispeedy es bien cuadrado.

Ojo. Esto es algo que jamás le digo pues lo etiquetaría y para él sería tremenda carga. Pero para los fines de este texto, es la manera más fácil de expresarlo.

Hoy por la mañana le pregunté:

¿Quieres leche o jugo para desayunar?

Estaba él sacando el jugo cuando dice:

Ah no, ayer tomé jugo. Hoy me toca leche.

¡Zaz! Mi cabeza me puso freno a lo que estaba haciendo. ¿El chamaco no toma lo que se le antoja porque le toca otra cosa?

Oye pero no es ley. Si se te antoja jugo puedes tomar jugo. No importa que tomaste ayer.

Y se me quedó viendo con cara como de alivio. Y se sirvió jugo.

Les prometo que yo jamás le he dicho que tiene que tomar un día una cosa y otro día otra. El solito se puso esa regla.

No se si podría yo decir que es mi culpa que sea así. Creo que habemos personas muy estructuradas o cuadradas, independientemente de como sean nuestros padres. Y supongo que habrá personas más desorganizadas aunque tengan padres cuadrados.

Supongo que en parte es su personalidad.

Pero si tengo que decir que yo soy así en muchos sentidos y por supuesto lo transmito a mis hijos.

Soy muy puntual. No puedo, no soporto llegar tarde. Me ocasiona mucha ansiedad. Para mi, dejar a alguien esperándome es una falta de respeto.

Las rutinas son estrictas en mi casa. La hora de levantarse, de vestirse, de lavarse dientes, de conectarse a la escuela; la hora del baño, la hora de cenar y la hora de dormir son inamovibles.
Claro, hay excepciones. Los fines de semana no existe rutina pero en general todo se cumple en tiempo y para lograrlo tengo alarmas que nos avisan de cada actividad.

Si, soy controladora y cuadrada. Quizá si sea mi culpa que mi hijo sea así. Quien sabe si la hermana siga nuestros pasos. Aún no lo tengo claro.

Según yo, #minispeedy era igualito a su papá. Y si lo es, físicamente y en muchas cosas de personalidad pero haciendo este ejercicio, me he dado cuenta de que nos parecemos mucho más de lo que yo había percibido.

Somos controladores del tiempo y la rutina pero el orden no es lo nuestro. Eso de acomodar ropa, juguetes y cualquier cosa, no nos gusta para nada.

Ay mi niño. Te esperan muchas frustraciones y satisfacciones por ser así de estructurado. Más de las que ya tienes al darte cuenta de que a tus compañeros no siguen instrucciones o que las personas no respetan los turnos pero también te esperan muchas satisfacciones gracias a estas virtudes que tienes: constancia, puntualidad, responsabilidad y disciplina.

Así me gusta ver las cosas, lo que si existe, esas virtudes que nos vuelven “cuadrados” y que son muy útiles en la vida.

Por supuesto que mi hijo tiene muchas más virtudes pero estábamos hablando de lo cuadrado que es gracias a ellas.

¿Qué pasaría si en lugar de etiquetar viéramos las virtudes que nos hacen ser de tal o cual forma? La perseverancia de un necio, por poner un ejemplo.

¡Intentalo! Te invito.

Gracias por leer

#LaPeorMamá