El hospital

No se si sepan pero este blog lo empecé después de que nació #miniplausi, la segunda. Así que esta anécdota estaba guardada en mi cabeza. Y hoy se las contaré.

Cuando #minispeedy tenía como año y medio a mi marido lo mandaron por trabajo a Querétaro, a vivir. Y pues esta servidora feliz como lombriz renunció a su chamba y fue siguiendo al marido. Total nos instalamos allá y todo super bien.

Debido a que la distancia entre Querétaro y el entonces Distrito Federal es realmente pequeña, íbamos bastante seguido y yo aprovechaba para llevar al chamaco a sus revisiones periódicas con el pediatra. ¿Cómo porque buscar un pediatra si el tuyo es lo máximo? Sin mencionar que es tu tía. Así nos la llevamos unos cuantos meses.

Un día, justo antes del puente se septiembre, mi marido salió de viaje de trabajo y me quedé yo con el chiquillo. Todo bien, ya estaba yo embarazada de #miniplausi, tendría unos 4 meses más o menos.

#minispeedy siempre ha tenido problemas de estreñimiento. Hijo mío, si un día lees esto por favor no te enojes conmigo, tanto. El punto es que cuando se suelta del estómago es algo muy poco común pues su tendencia es todo lo contrario.

Total empezó con diarrea por la mañana pero yo pensé: [Algo le cayó pesado] Al rato, otra vez. [Ay ya van dos. ¿Será que le llame a la pediatra?]

Como a medio día llegaron mis papás, me acuerdo perfecto que iban solo de paso porque iban a ir a pasar el puente a Zacatecas.

#minispeedy ha andado con diarrea.
¿Y que le diste? – preguntó la sabia abuela.
Pues todavía nada.
Háblale a la pediatra.

Le hablé y le comenté como estaba la cosa.

¿Tiene fiebre?
No
Bueno pues entonces dieta blanda y mucho líquido. – Le mandó también medicamento para la diarrea.

Al rato otra vez. Yo espero no sean muy asquerosos pero era un olor que de verdad desmayaba al que pasara si quiera cerca del pañal. Lo tengo tan presente, nunca había olido algo así.

Al rato empezó con fiebre y si hay algo peligroso en este niño es que casi no le da fiebre pero cuando le da, sube de 37.5 a 40 ºC en dos patadas.

Pues a bañar. Y más diarrea. Y medicina.

Total que llegó un momento en que empecé a asustarme mucho. Llevaba, recuerdo perfecto el número, 9 popós en el día, prácticamente líquidas y apestosísismas. Así que siguiendo mi instinto agarré a mi chamaco y a mis papás y corrimos a urgencias.

Es horrible tener que llevar a tus hijos a urgencias. ¡Horrible!

Entrando al Hospital nos pasaron rápidamente, la verdad bien buena onda porque hay hospitales donde no pasas hasta no dejar depósito y ahí primero me pasaron con mi hijo para revisarlo y después fue el tramiterío.

Entré yo con él, lo revisaron y me dijeron que ya estaba deshidratándose y al parecer era una infección en el estómago.

Lo vamos a canalizar señora. Necesitamos que nos ayude a detenerlo para poder ponerle el suero.

¡¿MANDE?!

Pues si, en ese momento no se de donde saqué fuerzas para detenerlo y soltarme a llorar mientras le ponían semejante aguja en su manita. El pobre niño gritaba como loco pero la verdad lo hicieron bastante rápido.

Al poco rato llegó el pediatra de guardia y me dijo que lo iba a dejar en observación esa noche.

Prefiero tenerlo aquí por cualquier cosa. Parece ser una infección bastante fuerte.

Para ese momento mi fortaleza se había ido un poco al carajo y a pesar de que mis papás estaban ahí conmigo dándome todo el apoyo le hablé a mi marido, y le dije:

¡Por favor regrésate!

No me acuerdo de que era su viaje, pero recuerdo que era algo importante que había estado planeando con mucho tiempo y que yo no quería ni avisarle que el chamaco estaba enfermo pero el tener que intérnalo la verdad me desarmó por completo.

Ahora recuerdo que estaba en Guadalajara y se había ido en coche, así que esperó que amaneciera y salió corriendo, bueno manejando, de regreso.

Tengo super presente el momento en que subieron a #minispeedy a cuarto y me quedé sola con el a pasar lo que quedaba de la noche. Viendo a ese chiquitín tan pequeño, en una cama tan inmensa, con una carita tan triste y tan asustada, con el avión en su mano (porque le vendaron y entablillaron la mano para que no se arrancara el suero y le dijeron que era un avión) preguntando porque estaba ahí y no se podía ir a su casa.

Al otro día que llegó su papi era el más feliz del mundo y ya se paseaba por la habitación con su mini bata de hospital y su carrito de suero. Hasta eso que solo quedó en un susto muy gacho.

Pero como todo en la vida, esta terrible experiencia me hizo conocer al pediatra que trataría a mis hijos los siguientes años y que resultó haberle salvado la vida al hijo de una amiga muy querida que nació de apenas 28 SDG. Además de reafirmar la idea de hacerle siempre caso a tu instinto. En esa ocasión creo que esperé demasiado para hacerle caso, desde entonces antes que a nadie a mi instinto de mamá que rara vez falla.

Gracias por leer

#LaPeorMamá

leer más

Recibe mis mejores consejos

El temido dentista

¡Que levante la mano la persona a la que le gusta ir al dentista! ¿No? ¿Nadie? A mi tampoco. Y por esta razón jamás había llevado a mis hijos al dentista. Si, merezco la horca. Pero es que ¿porqué hacerlos pasar por algo así? A mi me gustaba ir de chiquita pero porque...

leer más

Los niños no son veganos

Más o menos, una vez al mes una mamá del grupo de #miniplausi va a “cocinar” con los niños a su salón, bueno en todos los salones del kinder. Y pongo cocinar entre comillas porque más bien es decoración de comida. A una le dan 20 minutos. ¿Qué puedes hacer en 20...

leer más

#miniplausi me la aplicó

No hay una sensación más horrible que ver el nombre del colegio de tus hijos en el identificador de llamadas. En cuanto uno lo ve, en los dos segundos o menos que pasan entre que uno pulsa el botón de contestar y se lleva el teléfono a la oreja (porque me choca el...

leer más

El lunch

¿Qué llevaban ustedes de lunch a la escuela? Yo recuerdo que a mí me mandaban pepinos, fruta, sandwich, salchichas o me daban dinero para la tiendita y compraba cuantos dulces y papas me alcanzaba, me acuerdo también del agua de limón en cantimplora que se tiraba un...

leer más

La enfermedad

¿Qué es lo peor que le puede pasar a una mamá? Además de que los niños salgan de vacaciones... Lo segundo peor. Fuera de broma. Lo peor que nos puede pasar es ver a los niños enfermos. Viernes en la tarde #miniplausi Mami me duele la garganta. Reviso y veo anginas del...

leer más

Tengo un hijo que no come nada

La verdad es que, como diría mi abuelita, yo soy de muy buen comer; siempre lo he sido, mi ¿mamá da fe del asunto. Mi marido también come muy bien. Y #minispeedy es un caso terrible, no come nada! No siempre fue así, cuando empezamos los sólidos todo le gustaba y...

leer más